Print Friendly, PDF & Email

1. Introducción

PlayFilm es una novedosa plataforma de generación de contenidos en los que el usuario final puede, o debe, interactuar con ellos. El espectador deja de ser, por tanto, un mero receptor pasivo de imágenes y sonido y se convierte en el gestor de su propia experiencia interactiva. Los proyectos se publican en formato HTML5, de modo que son compatibles con cualquier navegador moderno. Es más, en los planes Pro y Team incluso es posible integrar los proyectos en aplicaciones de terceros desarrolladas para Android y/o iOS.

Todo el trabajo de desarrollo de los proyectos se realiza en la nube y, por tanto, todo cuanto necesitas para editar son tus archivos y un navegador web. Y puesto que todos los procesos de cálculo se llevan a cabo en los servidores de PlayFilm la potencia del equipo local es casi irrelevante. De hecho, y aunque PlayFilm no ha sido diseñado oficialmente para un flujo de trabajo con tabletas, lo cierto es que no parece que haya problemas de compatibilidad cuando se accede al entorno de edición desde dispositivos táctiles. Eso sí, sin un tamaño de pantalla realmente generoso el trabajo con tabletas es poco menos que anecdótico por lo claustrofóbico. Aún así es interesante saber que, llegado el caso, se podría llegar a hacer algún cambio de última hora mediante una simple tableta.

PlayFilm ofrece herramientas sencillas de comprender y utilizar pero, a la vez, extremadamente potentes y atractivas. Siempre y cuando, eso sí, desarrollemos proyectos imaginativos que logren enganchar a nuestro público potencial. Esa es la verdadera clave del éxito de esta herramienta.

2. Flujo de trabajo

Ventana de importación de medios

Siendo una herramienta de trabajo en la nube el primer paso es, lógicamente, subir los clips multimedia con los que vamos a trabajar. Con respecto a los archivos de vídeo, hay dos opciones para hacerlo. La más cómoda e intuitiva, pero también la opción menos recomendable, es enviar nuestros archivos directamente a los servidores de PlayFilm. Y no es recomendable por los siguientes motivos:

  • Todos los vídeos que se envían a los servidores de PlayFilm sufren una recodificación, como es habitual en todos los servicios streaming. Sin embargo, y al contrario que otros servicios, PlayFilm no realiza varias versiones de cada archivo que permitan adaptar la calidad de reproducción al ancho de banda de cada conexión. Se genera una única versión de entre 2 y 3 Mbit/s para evitar que los usuarios que ven los proyectos tengan paradas de reproducción si no disponen de una conexión rápida. Esta tasa tan baja, lógicamente, limita bastante la calidad.
  • La conversión de archivos en los servidores de PlayFilm implica un importante consumo de sus recursos. Como sucede siempre que hay que compartir un recurso limitado, las conversiones de archivos de los planes más básicos están “a la cola” con respecto a planes más avanzados en caso de haber lista de espera de procesamiento.

La solución a estos problemas es sencilla y, para muchos usuarios, también gratuita. Consiste, simplemente, en alojar y reproducir los archivos de vídeo desde servidores externos a PlayFilm.  En el caso de los planes Basic la alternativa es YouTube. Los usuarios de planes Pro y Team, además, podrán usar Brightcove o Vimeo (usuarios de Vimeo Pro). Los usuarios de planes PlayFilm Pro y Team también podrán alojar sus archivos en servidores propios; pero los requisitos de procesamiento y ancho de banda necesarios son tan elevados que esta última opción solo será de interés a grandes empresas que ya posean una infraestructura de servidores adecuada.

El único inconviente de usar YouTube es que PlayFilm solo puede capturar 4 eventos o “sucesos” por segundo, mientras que los vídeos alojados en los servidores de PlayFilm, Brightcove y o Vimeo PRO capturan 10 eventos por segundo. Esto repercute en la precisión a la hora de sincronizar el vídeo con los eventos interactivos. Simplemente, la precisión es menor con los vídeos de YouTube, aunque sigue siendo suficiente en la inmensa mayoría de los casos en los que la diferencia es imperceptible.

Alojemos donde alojemos, una vez que PlayFilm tenga acceso a nuestros archivos ya solo tenemos que generar las zonas interactivas, guardar el trabajo y publicar. Listo.

Todo el proceso es intuitivo y sencillo. Sin embargo, en nuestro flujo de trabajo hay varios factores muy importantes a tener en cuenta.

2.1 PlayFilm es el último paso; no el primero

La función de PlayFilm es exclusivamente la de generar contenidos interactivos, así que es crucial tener claro desde el principio que lo único que podremos modificar de un clip una vez enviado al servidor es recortar el final de la reproducción. No podremos modificar el punto de inicio, crear transiciones ni ningún otro tipo de edición básica.

En realidad es fácil visualizar PlayFilm como Sony DVD Architect, DVD Studio Pro, Adobe Encore o cualquier otro programa de autoría de discos que permita generar un menú. De hecho, muchas de las herramientas que ofrece PlayFilm son análogas a las que encontramos en algunos “Live BD” ofreciéndonos información adicional, acceso a contenidos extras e incluso algunos juegos. Y si alguna vez has realizado tú mismo un menú de DVD/Blu-ray medianamente complejo entonces entenderás perfectamente que PlayFilm es simplemente el último paso de un largo y complejo proceso creativo que requiere mucha planificación y preparación.

PlayFilm te permitirá encajar las piezas del puzzle. Pero tú eres el responsable, de antemano, de diseñar el puzzle, preparar las piezas y asegurarte de que en el montaje final no falte ninguna pieza y que todas encajen.

2.2 Resolución y calidad máximas

 

Los proyectos de PlayFilm admiten resoluciones de hasta 1920×1080. Con respecto a la calidad de visualización de los vídeos es crucial tener en cuenta que, si alojamos los archivos en los servidores de PlayFilm, no deberíamos usar bitrates superiores a 3 Mbit/s; lo que supone una importantísima limitación de calidad que obliga en prácticamente todos los casos a bajar la resolución.

En cambio, si usamos Yotube, Vimeo o Brightcove deberíamos hacer todo lo contrario y enviar a esos servicios vídeos de la máxima calidad posible, ya que estos servidores recodificarán nuestros vídeos para generar varias versiones que se adaptarán de forma transparente al ancho de banda disponible para cada usuario.

Aunque nuestros vídeos se reproduzcan desde servidores externos, PlayFilm superpone las capas interactivas “encima” por lo que la experiencia interactiva final que tendrá el usuario será idéntica tanto si se alojan los vídeos en los servidores de PlayFilm como si se usan servidores externos.

2.3 Empieza probando gratis y termina a lo grande

Las licencias y opciones de distribución que ofrece PlayFilm no solo están muy bien escalonadas y se adaptan con facilidad a proyectos de todo tipo y envergadura, sino que además son realmente flexibles y resulta muy sencillo ampliarlas si nuestro proyecto crece. Esto permite pagar siempre en función del “éxito” de nuestro proyectos.  Podemos empezar publicando “de prueba” un proyecto de forma totalmente gratuita y, si gusta, ir ampliando su difusión a medida que lo rentabilizamos. No hacen falta, por tanto, grandes inversiones para lanzar un gran proyecto. Si tu proyecto es lo suficientemente creativo e interesante lo podrás publicar con un coste asumible, incluso para aficionados, e ir ampliando a medida que se rentabiliza el proyecto.

2.3.1 PPV (Pago Por Visión)

El modelo de negocio de PlayFilm es pagar por lo que se usa, y uno de los factores claves que determina el éxito y rentabilidad de un proyecto es el número de reproducciones que tiene.  Con cada proyecto nuevo PlayFilm ofrece las 100 primeras reproducciones de forma totalmente gratuita. Esto permite empezar a probar PlayFilm con “cero riesgo” para el usuario. Podríamos, por ejemplo, hacer un proyecto de prueba para nuestro jefe o cliente y hacer una pequeña presentación para “tantear” la posibilidad de invertir en un proyecto más complejo o de mayor envergadura.

Estas 100 reproducciones incluso podrían usarse a nivel “doméstico” para compartir pequeños proyectos con familiares y amigos o realizar proyectos educativos en un aula.

A partir de esas 100 primeras reproducciones gratuitas hay que comprar “bonos” o paquetes con un cierto número de reproducciones. En el momento de publicar este artículo (junio de 2016) la lista de precios es la siguiente:

PlayFilmVistas_Junio2016
A las primeras 100 reproducciones “invita la casa”

500 reproducciones – 20 euros
5000 reproducciones – 150 euros
50.000 reproducciones – 1.000 euros
200.000 reproducciones – 3.000 euros

Este PPV (pago por visión) está muy bien escalonado y es muy razonable en relación  a la difusión, y por tanto al coste, de un proyecto.

2.3.2 Licencias

En el momento de escribir estas líneas (junio de 2016) hay disponibles tres licencias diferentes de PlayFilm

LicenciasPlayFIlm_Junio2016
Licencias PlayFilm disponibles

El nombre “Basic” no debe llevarnos a engaños ya que contaremos con las mismas herramientas de trabajo que en caso de las licencias Pro y Team. La interfaz de trabajo y las herramientas son, en todos los casos, idénticas. La diferencia la encontraremos a la hora de publicar el proyecto, ya que en proyectos con licencia Basic algunas opciones no estarán disponible para usuarios finales. Es decir, que aunque el usuario final no pueda hacer uso de esas funciones sí que podremos usar y previsualizar esas herramientas mientras trabajemos en el proyecto dentro de nuestro panel de usuario.

Esta flexibilidad es fantástica porque podemos poner a prueba todas las funciones que ofrece PlayFilm, incluso hacer vistas previas privadas, y mejorar nuestra licencia únicamente si consideramos que merece la pena o que amortizaremos esa inversión.

La única gran limitación de las licencias Basic que encontrará la mayoría de usuarios es la inclusión de una marca de agua. El resto de funciones adicionales son realmente avanzadas y, normalmente, solo serán de interés en el caso de desarrollar proyectos realmente complejos que requieran una gran inversión de preparación y desarrollo.

Las licencias Pro y Team permiten personalizar la pantalla de precarga, utilizar los servicios Vimeo Pro, Brightcove o servidores propios para alojar contenidos, configurar un servidor de anuncios y vincular dispositivos finales con versiones específicas de proyectos. Es decir, podemos hacer que un mismo proyecto se visualice de forma distinta en función del dispositivo usado para la reproducción (ordenador, tableta, móvil…)  Es más, los proyectos de PlayFilm incluso pueden integrarse dentro de aplicaciones específicas para Android o iOS.

Otra diferencia, aunque menos importante, es el espacio de almacenamiento que tendremos disponible. Las cuentas Basic cuentan con 1GB, las Pro con 20 GB y las Team con 100GB. No obstante, y como hemos analizado en otros apartado, es mucho más interesante alojar nuestros vídeos en servidores externos a PlayFilm, por lo que el espacio de almacenamiento no debería ser un factor especialmente determinante ya que solo lo usaremos para otros elementos gráficos mucho menos exigentes.

El número de usuarios, en cambio, sí que puede ser un factor decisivo en el desarrollo de grandes proyectos desarrollados de forma cooperativa por un equipo de creativos. En ese caso la licencia Team “brilla” ofreciendo la posibilidad de compartir un mismo proyecto con hasta 10 usuarios.

3. Las herramientas interactivas de PlayFilm

Aunque incluyo a continuación una breve descripción de las herramientas interactivas disponibles en el momento de escribir estas líneas (junio de 2016), lo cierto es que en este caso es mucho más recomendable visitar la web de PlayFilm y ver una demostración de cada una de ellas. Un clásico ejemplo de que “una imagen realmente vale más que mil palabras”:

Interactividades

  • Mighty Button (el botón poderoso): Permite “interpretar” cada clic de formas muy diversas, para enlazar a webs externas u otros contenidos. Además, la interacción no se limita a simples “clicks” También es posible registrar “arrastres” o “agitaciones” de ratón. La función Shake y Swipe está pensada para dispositivos móviles, de modo que un botón configurado con estas acciones no responderá en ordenador
  • Action Dragger (arrastra acción): Permite controlar la reproducción de una escena en función de la velocidad de movimiento del ratón “arrastrando” la imagen desde un punto de inicio a uno de fin. Para lograrlo es necesario importar esos clips como secuencias de imágenes y no como un vídeos en formato MP4.
  • Infinite Content (contenido infinito): Permite insertar páginas web mientras se ve el vídeo, durante pausas o de forma preprogramada.
  • Custom Counter (contador personalizado): Como su nombre sugiere permite contabilizar el número de interacciones de usuario.
  • The Giver (el donante): Es un complemento al contador y “regala” con algún contenido adicional tras completar una interacción.
  • Picture in Picture (PiP): Permite insertar ventanas de vídeo interactivas secundarias.
  • Multivideo: Sería el equivalente a los “ángulos” de vídeo en un DVD o Blu-Ray con los que el usuario puede interactuar.

La mayoría de herramientas permiten la inserción de scripts de programación web, por lo que si se dispone de los conocimientos necesarios las posibilidades creativas son realmente impresionantes. De nuevo, para tener una idea de lo que es posible lograr usando PlayFilm es mucho más recomendable visitar su galería de ejemplos reales que tratar de explicarlos:

Showcase

4. Ayuda en tiempo real

Aunque la aplicación de edición está completamente en inglés, toda la documentación de la sección de ayuda está en castellano, muy bien organizada y además es muy completa, clara y está bien redactada, por lo que es fácil localizar rápidamente cualquier tema necesario. Al pinchar en la aplicación de edición en cada una de las herramientas aparece un resumen de sus características y posibilidades. El resumen es conciso y de gran utilidad, aunque está en inglés. Sin embargo, si se pincha en “More info” (más información) se enlaza con el artículo correspondiente en castellano donde encontraremos toda la información que necesitemos.

Descripción de las herramientas y enlace a más info (en español)

Además de toda esta ayuda hay personal de soporte conectado incluso fuera del horario que uno esperaría como “laboral” para una empresa afincada en Valencia. Eso les permite dar respuesta casi inmediata a cualquier duda mediante el chat. Aunque siempre he desconfiado de los chats he de admitir que, al menos durante mis pruebas para el desarrollo de este artículo, usé el chat en un par de ocasiones y la respuesta fue siempre inmediata, precisa y satisfactoria.

5. El límite es tu creatividad

Siendo absolutamente honesto, tengo que admitir que he tenido que reescribir por completo este apartado. Cuando PlayFilm me contactó hace unas semanas invitándome a probar su herramienta de edición tuve la sensación, desde el primer momento, que PlayFilm estaba dedicado casi en exclusiva a profesionales de la publicidad y de la imagen embarcados en grandes proyectos promocionales para grandes empresas. Las opciones de inserción de vídeos, licencias y paquetes de reproducciones que había disponibles cuando empecé a probar PlayFilm eran mucho menos accesibles de los que finalmente he analizado en este artículo y no terminaba de ver PlayFilm como una herramienta abierta a todo el mundo.

Con los recientes cambios introducidos justo antes de la publicación de este artículo puedo afirmar, sin ninguna duda, que PlayFilm es para cualquier persona que sea creativa. El único límite es la creatividad. Se puede usar PlayFilm de forma totalmente gratuita simplemente como un entretenimiento personal o familiar. Pero también es posible plantearse el uso de PlayFilm como una oportunidad laboral. El coste inicial es cero euros y, a partir de ahí, solo es necesario invertir en función de la complejidad y difusión del tu proyecto; empezando desde solo 20 euros. En ese sentido, PlayFilm es realmente flexible y, si finalmente tu proyecto tiene éxito, siempre es fácil ampliar con unos costes más que razonables en función su difusión.

Dicho esto, también debe quedar claro que PlayFilm no es para todo el mundo. Al igual que el ejemplo antes mencionado de un menú interactivo de un DVD/Blu-Ray, realizar un proyecto con PlayFilm supone una tarea bastante laboriosa que requiere no solo de creatividad y de un cuidadoso proceso de diseño y planificación. También es necesario contar, en primer lugar, con todas las herramientas adicionales para este tipo de proyectos como editores de vídeo no lineales, programas de edición fotográfica y, muy probablemente, también de composición… Y luego, claro está, hay que saber cómo usar todas esas  herramientas o contar con personal externo que lo haga para poder materializar nuestras ideas. Como ya indiqué, PlayFilm es, o debería ser, el último paso en el desarrollo de un proyecto creativo más o menos complejo.

Pero si tenemos buenas ideas y contamos con las herramientas adecuadas (y sabemos usarlas), las posibilidades creativas son prácticamente infinitas, y no sería justo encasillar a PlayFilm como una herramienta puramente “publicitaria”. Los proyectos de PlayFilm pueden servir para la presentación de proyectos, vídeos sociales y familiares e incluso podrían dar rienda sueltas para interesantísimos proyectos educativos.

En el momento de escribir estas líneas PlayFilm todavía no es un herramienta muy popular, por lo que si tras leer este artículo te “ha picado la curiosidad” te invitaría a que aproveches “el tirón de la novedad” Seguro que logras que tus proyectos destaquen.

[Total:5    Promedio:5/5]

Otros documentos similares...

Deja un comentario